Saltar al contenido

Consejos para la nutrición en niños

Nutrición en niños

Comer es un factor fundamental en el desarrollo adecuado de los niños, e inculcar hábitos alimenticios adecuados desde la infancia ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad o la diabetes.

La educación nutricional y la adquisición de hábitos alimenticios forman parte de una cultura alimentaria que una persona ha adquirido a lo largo de su vida. Es un trabajo importante e importante de los padres y educadores que deben tratar de llevar esta información a los niños a medida que crecen.

La importancia de la nutrición en la infancia

La alimentación es uno de los factores más importantes que desempeñan un papel directo en el crecimiento y desarrollo de los niños, tanto física como mentalmente. Desde la infancia, si se inculcar nifiquen buenos hábitos alimenticios en casa y en la escuela, promoverá una vida más saludable en la edad adulta.

Mantener una dieta diversa y saludable ayudará a prevenir problemas de salud a corto y largo plazo como la obesidad, los trastornos cardiovasculares, la diabetes y algunos tipos de cáncer. Además, la desnutrición, la anemia, la obesidad pueden ser el aprendizaje y los problemas de comportamiento de un niño desnutrido …

La aplicación de buenos hábitos alimenticios en los niños previene el exceso de peso y la obesidad, desnutrición crónica, retraso en el crecimiento, anemia por deficiencia de hierro y caries dental. Además, un niño bien alimentado tiene más energía para aprender y mejorar la actividad física adecuada.

Por lo tanto, es importante enseñarles la base de una dieta equilibrada y esto se puede hacer de una manera divertida y dinámica, para que los menores disfruten comiendo sano. Además de preparar frutas con almuerzos y refrigerios ricamente equilibrados, una buena manera de hacerlo es preparar comidas saludables juntos y conseguir que se unan a la cocina, pasar un buen rato y aprender a comer alimentos saludables.

Cómo enseñarle a un niño buenos hábitos alimenticios

Los padres y educadores de los niños juegan un papel importante en la educación alimentaria, por lo que debe hacerse con tiempo y dedicación y de una manera didáctica y divertida. Las recomendaciones para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios incluyen:

Transferir la importancia de los alimentos y la diversidad dependiendo de las necesidades del organismo. Enséñales la pirámide de la luz.

En el supermercado, muéstrales las oportunidades que tenemos para elegir la comida adecuada entre una variedad de alimentos.

Enseñar buenos hábitos como lavarse las manos antes de comer, buenos comportamientos en la mesa, comer lenta y silenciosamente en el momento de la comida.

Ayúdales a aprender sobre peligros y buenos trabajos en la cocina.

Haz atractivos los platos con aromas, sabores o texturas que estimulen el deseo de comer.

Lo importante es saber lo que nuestros hijos no tienen que comer, lo que se necesita para completar la secuenciación de su dieta. Estos son los alimentos básicos que un niño no se perderá en la dieta diaria correcta:

Frutas

Es una fuente importante de vitaminas (vitamina C y caroteno), mineral (potasio y selenio) y fibra, así como todas las frutas, agua y azúcares.

Verduras

Tenemos esta variedad de alimentos que nos ofrece nuestro entorno mediterráneo. Las verduras son una fuente importante de vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes. Se recomienda consumirlos diariamente y debido a que los nutrientes se utilizan mejor, son crudos, solos o en ensalada.

Leche y derivados

Los productos lácteos como la leche, el yogur fresco, el queso, etc. son muy importantes porque son la principal fuente de calcio y de proteínas, vitaminas (A, D, B2 y B12) y lactosa. Dependiendo de nuestra edad y condición fisiológica, debemos consumir 2-4 porciones de leche por día.

Carne y salchicha

Contiene muchos nutrientes esenciales como carne, proteínas, vitamina B12 y minerales como hierro, potasio, fósforo y zinc. Dado que son de tipo saturado, es importante eliminar las grasas visibles de los alimentos. Las salchichas deben consumirse ocasionalmente porque tienen un gran número de grasas saturadas y alto contenido de colesterol

Alimentos para la dieta casera y la nutrición en las etapas de la vida

Nutrición en niños

Comer es un factor fundamental en el desarrollo adecuado de los niños, e inculcar hábitos alimenticios adecuados desde la infancia ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad o la diabetes.

Tipos importantes de alimentos en la dieta de los niños

Lo importante es saber lo que nuestros hijos no tienen que comer, lo que se necesita para completar la secuenciación de su dieta.

Estos son los alimentos básicos que un niño no se perderá en la dieta diaria correcta:

Fruta

Todas las frutas son una vitamina importante (vitamina C y caroteno), mineral (potasio y selenio) y fibra, así como una fuente de agua y azúcar

Verduras

Tenemos esta variedad de alimentos que nos ofrece nuestro entorno mediterráneo. Las verduras son una fuente importante de vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes. Se recomienda consumirlos diariamente y debido a que los nutrientes se utilizan mejor, son crudos, solos o en ensalada.

Leche y derivados

Los productos lácteos como la leche, el yogur fresco, el queso, etc. son importantes porque contienen  proteína, lactosa, vitaminas (A, D, B2 y B12) y también son la principal fuente calcio. Dependiendo de nuestra edad y condición fisiológica, debemos consumir 2-4 porciones de leche por día.

Carne y salchicha

Contiene nutrientes importantes como, proteínas, vitamina B12. También contiene minerales como hierro, potasio, fósforo y zinc. Dado que son de tipo saturado, es importante eliminar las grasas visibles de los alimentos. Las salchichas deben consumirse ocasionalmente porque tienen un gran número de grasas saturadas y alto contenido de colesterol

Pescados y mariscos

Una importante fuente de proteínas, vitamina D y yodo, y ácidos azules (sardinas, arenque, salmón, anchoa, caballa) Destacar Omega 3 es muy rico en ácidos grasos. Los ácidos grasos omega-3 son esenciales para el cuerpo y sus contribuciones provienen de la dieta, porque nuestro cuerpo por sí solo no puede sintetizarlos.

El consumo de pescado es muy importante en las etapas de crecimiento como la edad del bebé, embarazadas y bebés. Se recomienda tragar de tres a cuatro veces por semana.